Para Óscar Moreno se trata de una polémica ficticia