La tormenta provocó el derrumbe