Elisa Garrido y Vicente Urquía. Foto SF