Comunicado de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño